lunes, 11 de octubre de 2010

EL JUSTO JUEZ “SEÑOR DE LOS MILAGROS”
HISTORIA Y DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN
Corrían los primeros años del Siglo XIX cuando asumió la responsabilidad de la Parroquia de San Marcos, creada en 1,791 un conocido fraile mercedario, amante del arte, impulsor del periodismo en Guatemala y de la reforma universitaria, autor de libros para mejorar las cosechas para los campesinos pobres y muchas otras cosas por lo que la historia centroamericana le tendrá en gran recuerdo y estima, se trata de Fray Mariano José López Rayon, tres veces provincial de la orden de la Merced. El celo de éste sacerdote unidos a la devoción de un ilustre Regidor de la Ciudad don Francisco de Cárdenas, quien legara todos sus bienes a la Iglesia después de muerto ya sea para la fundación de cofradías y obras pías, como para las necesidades diversas que surgían en aquellos tiempos de la colonia. En el inventario de 1,814 se encuentra el siguiente testimonio (se respetó la caligrafía original):
“una Ymagen de Jesus con la cxuz a cuestas, echura imperfectissima. Tiene diadema, coxona y coxdon de plata + dos docenas de flores de plata de maxtillo votadas sobxe el manto de terciopelo xaso, una cxuz de la procesión aforrada en tercio pelo vexde guaxnecida en laboxes de plata”
Se ignora por qué según el gusto del Padre Rayon la imagen antigua de Jesús Nazareno no llenaba artísticamente los gustos, tal vez porque para esos años el gusto artístico había cambiado del barroco con sus dramatismos humanos al neoclásico con sus imágenes más deshumanizadas y expresando los sentimientos no los gestos corporales. La imagen que se menciona en el párrafo anterior es la actual imagen de Jesús Nazareno que se procesiona los días Jueves y viernes Santos, pero continuando con el inventario de 1,814 el siguiente párrafo consigna lo siguiente (se respetó la caligrafía original):
“El finado Dn Fxancisco de Cáxdenas como quatro meses antes de su muexte dio cien p. paxa qe se hisiese una Ymagen de Jesus Nazaxeno, y en convexsacioines me significó daxia todo lo qe fuese necesario pa. La echura. El año de mil ochocientos nueve fue conpxendido en Abril de un insulto que le quito el uso de las potencias, y esto ya en tiempo que se havia conducido Escultor, pagado asu satisfacion y mantenido; pox qe la Ymagen no quedase a medio andar costie yo Fr Mariano Rayon todo lo que faltaba asta ponerla en estado de qe en lunes Sto de 1810 se extrenase. Esta efigie es de buena Escultura esta vestida con túnica e insignias del antiguo que le vienen Mal; unos devotos de quienes se hablan en el papel de legados juntaxon un fondo para vestix y adornax dicha Ymagen y pidieron se pusiese paxa su aumento en podex del muy honxado Ramon Rodrigz…”
Esta nueva Imagen de la que habla este testimonio antiquísimo es la del Justo Juez. Posteriormente consta que el Nazareno antiguo se procesionaba durante la cuaresma todos los viernes y los primeros viernes de cada mes, mientras que la Imagen nueva se procesionaba en Semana Santa, Jueves Santo le encarcelaban y el Viernes Santo salía de la Iglesia Parroquial a las 2 de la madrugada hacia el Calvario para hacer estación allí y una velación posteriormente a eso de las 6 de la mañana  ya salía la procesión del vía-crucis.
Muy pronto el Señor comenzó a obrar portentos y milagros por medio de su Santa Imagen y consta que en 1,817 se le regaló un resplandor de plata. La fama de sus milagros siguió extendiéndose y en 1,874 se le regalaron seis rosas de plata con esmeraldas.
Cuando por decreto 104 el gobierno liberal ordenó la desaparición de cofradías y hermandades la antigua Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Dolores de Nuestra Señora quedó extinguida quedando las imágenes titulares, es decir ambos Nazarenos y las imágenes de la Virgen de Dolores que habían en la Iglesia de San Marcos a cuidado de particulares que muy pronto se organizaron para que su culto no fuera olvidado. La Imagen de Justo Juez fue confiada a la familia Barrios Rodríguez y desde ese entonces no se ha dejado de celebrar pues estos señores fueron los antepasados de doña Rosa Barrios de Perusina encargada del culto de la imagen hasta 1,982.
Sobre la advocación de Justo Juez, se establece que es una advocación colocada a la Imagen con posteridad más o menos a finales de la década de 1,950, pues en 1,954 cuando se le manda a restaurar por Julio Dubois se le llama aún Jesús Nazareno, pero en 1,957 cuando la Hermandad del Señor Sepultado y Apostolado de la Oración cede a la Imagen a la Acción Católica (convertida en la Hermandad de Jesús Nazareno) y ésta a su vez la cede al cuidado y resguardo de doña Rosa Barrios de Perusina quien era su devota desde antes, se le denomina Justo Juez. Esta denominación está inspirada en el momento bíblico en que el Señor Jesús fue presentado ante Poncio Pilatos y declara que su Reino no es de este mundo, así también cuando la esposa de Pilatos llama a éste y le dice “no te metas con ese Justo, pues he sufrido en sueños anoche por Él”, de ahí la advocación de Justo Juez que las Hermandades de la República (Quetzaltenango, Samayac, San Juan Ostuncalco, Huehuetenango, Escuela de Cristo Antigua, Capuchinas en la Capital, Salcajá, San Andrés Xecul, San Cristóbal Totonicapán y otras) colocaron a las Imágenes de Jesús Nazareno cuando en sus parroquias existían dos con la misma advocación para diferenciarlas, tal como sucedió aquí en San Marcos con las dos Imágenes que ya fueron diferenciadas.
La Venerada Imagen del Justo Juez “Señor de los Milagros” desde siempre ha tenido gran afecto de sus devotos que le visitan de muchas partes. Es con todos los merecimientos la Imagen más amada y visitada de la Diócesis de San Marcos, pues a diario en días comunes recibe entre 35 y 45 visitas, además.  Son muchas las plaquetas de agradecimiento que los fieles de Cristo colocan en recuerdo de algún favor recibido. En semana santa sus visitas se incrementan hasta tal punto que el lugar donde se le reza su novena ha tenido que dividir en 3 ó más horarios las visitas a la imagen. Hace algunos años tenía más de 500 plaquetas conmemorativas y de agradecimiento.
Esta Sagrada Efigie fue sometida a proceso de restauración en 3 ocasiones la primera en 1,860 cuando el maestro escultor marquense don Mariano Maldonado le restituyó unos dedos así como las pestañas. La segunda en 1,954 cuando el maestro Julio Dubois por encargo de la Hermandad del Señor Sepultado y la tercera recientemente en el año 2,007 con el maestro escultor Gonzálo Ríos Coy, donde se le preservó únicamente del deterioro sufrido por ser su camarín muy húmedo.
La Santa Efigie del Justo Juez “Señor de los Milagros”, representa a Jesús con la Cruz a cuestas, pero por carecer de la misma, se puede dilucidar a Jesús en el momento de la condena de Pilatos, sus manos ensangrentadas están unidas en actitud de oración una sobre la otra, sus pies están dando un paso, tiene el izquierdo delante y el derecho atrás, también ensangrentados. Sus extremidades se presentan con las venas dilatadas e hinchadas señal de deshidratación y sometimiento a gran dolor.
El Justo Juez es el “Varón de dolores” sus ojos entrañan gran ternura y de ellos salen lágrimas, su boca entreabierta deja ver sangre y sed. Su semblante de dolor, pero al mismo tiempo de dulzura; su nariz grande y curva al estilo hebreo, de sus orejas trabajadas con gran  naturalidad también presentan heridas internas con sangre.
En su conjunto la Santa Imagen representa al “Justo condenado”, es un hombre relativamente joven que escucha su condena a muerte después de ser sometido a tortura, el dolor moral es más fuerte que el corporal, pero aún así ese “Siervo de Yahvéh” tiene ánimos de brindar a sus devotos una mirada de dulzura, aliento y esperanza; transmite a su espectador la resignación y la espera confiada en el Señor aún en el dolor, por tal motivo las representaciones de Cristo sufriente atraen muchos fieles, tal vez porque comprenden que su Señor y Salvador, sufre con ellos en la miseria, en el dolor, en la aflicción, que el Señor comparte sus penas y les enseña a llevar la cruz, que camina con ellos y es un dolor compartido un dolor que nos salva y que nos purifica.
El Señor Justo Juez mide las dimensiones de un hombre bastante alto, 1 metro con 76 centímetros, está agobiado por el dolor y esto hace que se encuentre agachado, mira hacia su lado derecho al espectador que pasa bajo su Sagrada presencia. Su estilo es neo-clásico estilo que prevaleció en Guatemala desde 1,773 hasta casi los inicios del Siglo XX, en este estilo se sigue el realismo anatómico del barroco, pero resaltando la interioridad, es un estilo de psicologismo antropológico e ilustrado. En él decaen los gestos realísimos y exageradamente físicos del estilo barroco (este es el estilo al que pertenece la otra Imagen de Jesús Nazareno, por lo que de ahí probablemente que ya no se ajustara al cambio de gusto en el arte sacro, por eso tal vez la expresión del Padre Rayon “hechura imperfectísima”). Este es el estilo del Cristo, de la Virgen y de los santos en éxtasis de contemplación, de la serenidad contemplativa, de los santos que parecen intelectuales en algún razonamiento divino.

LA HERMANDAD DE LA VENERDA IMAGEN DEL
JUSTO JUEZ “SEÑOR DE LOS MILAGROS”
En el año 1,686 el Provincial de la Real y Militar Orden de Nuestra Señora de la Merced, Redención de Cautivos envía al Reverendo Padre Fray Francisco de la Reyna a visitar y establecerse en el poblado llamado el Barrio de San Marcos, en la provincia de Quetzaltenango y anexo al Curato de Sacatepéquez de los Mames con sede en el pueblo se San Pedro. Al establecer su residencia de pie en San Marcos el Padre de la Reyna informa que existe una iglesia decente y adornada y que existen enterramientos de ley y que hay cofradías erigidas desde hacía tiempo inmemorial, por lo que les ordenó establecer libro de cuentas y el dio inicio a los registros de bautismos y defunciones.
Entre las cofradías que el Padre Fray Francisco de la Reyna indicó existir desde tiempo inmemorial en el Barrio de San Marcos están:
·         La Cofradía del Corpus Christy.
·         La Cofradía del Patrono San Marcos Evangelista.
·         La Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Dolores de Nuestra Señora
Esta cofradía se ejercitaba en ejercicios piadosos, así como rendirle culto a la Sagrada Pasión y Muerte de Nuestro Señor y los Dolores de su Santísima Madre, así como practicar la caridad hacia la comunidad y sobre todo los adeptos a la cofradía.
En el año 1,817 el Padre Fray Mariano José López Rayon aumenta y consolida esta cofradía gracias a la venida de una nueva Imagen (Justo Juez) que años atrás él mismo había mandado a burilar. Probablemente la Cofradía se encontraba tibia en cuestiones puramente organizativas y administrativas, pero con el impulso del Padre Rayon a la Religiosidad del pueblo, éste se vio especialmente favorecido con el acompañamiento del Señor en esa Sagrada Representación suya, por lo que su fe aumentó y rápidamente se organizaron devotamente para mantener el culto, esta fe que se vio fortalecida en esos años se demostró proba décadas después cuando por decreto 104 del año 1,873, Justo Rufino Barrios expropió bienes de la Iglesia, suprimió Cofradías, Hermandades y Asociaciones Piadosas; aun en medio de tanta persecución y hostilidad de parte de los gobiernos liberales, la fe y la religiosidad del pueblo devoto se mantuvieron incólumes gracias a sus devociones piadosas y a una rápida respuesta contra toda la negatividad impulsada desde el gobierno, las familias católicas se encargaron de darle continuidad a sus celebraciones de conformidad con los tiempos litúrgicos de la Iglesia, y así correspondió a la familia Barrios Rodríguez (que nada tuvo que ver con la familia homónima gobernante) la preservación del culto y la ornamentación de la Sagrada Imagen del Justo Juez.
Posteriormente cuando se fundó la Hermandad del Señor Sepultado y Apostolado de la Oración el 11 de noviembre de 1,950, ésta tuvo a su cargo las imágenes procesionales de Cuaresma y Semana Santa, se encargó del culto de todas con la ayuda de varias familias devotas y entre ellas la familia de doña Rosa Barrios de Perusina, descendiente de aquella devota familia que desde los hostigamientos liberales se encargó del culto de la Santa Imagen.
En 1,957 la Hermandad del Señor Sepultado cede 2 Imágenes a la Acción Católica, recién fundada en San Marcos, estas eran la de Jesús Nazareno y Justo Juez, inmediatamente la Acción Católica cede la Venerada Imagen del Señor Justo Juez al culto y cuidado de doña Rosa Barrios de Perusina quien desde antes ya venía siendo la devota principal de la Imagen. Posteriormente la Acción Católica se convierte en la Hermandad de Jesús Nazareno.
Al tener que retirarse de la ciudad de San Marcos en 1,982 doña Rosa Barrios de Perusina encarga la tradición anual y solemne celebración de la Imagen del Señor de los Milagros a su cuñada doña Irene Flores de Barrios, quien en 1,989 viendo la gran cantidad de devotos y personas deseosas de servir desinteresada y constantemente al Señor Justo Juez, funda la Hermandad de Justo Juez, siendo ella su primera presidenta.
Desde ese entonces la Hermandad viene celebrando solemnemente al Señor Jesucristo, sobre todo en los misterios de su Pasión y Muerte, por medio del culto a la Venerada Imagen del Justo Juez, Señor de los Milagros.
Entre las actividades principales que sirve y atiende esta Hermandad están: las solemne procesión de traslado de la Imagen de la Iglesia Catedral hacia la casa de la Presidenta de la Hermandad donde por nueve días se convierte en centro de gran religiosidad, pues en ella se reza solemnemente una novena a la que asisten tal cantidad de devotos que su casa se vuelve casi una capilla pública. Posteriormente la velación de la imagen en la misma casa y al día siguiente su solemne traslado a la Iglesia del Calvario en donde en horas de la tarde se celebra la solemne Misa Mayor y se dispone a la Solemne Procesión hacia la Catedral, acompañado de la Venerada Imagen de su Santa Madre, la Santísima Virgen de Dolores todo esto en Martes Santo. El Miércoles Santo y el Jueves Santo la Sagrada Efigie se ve llena de visitas y candelas, pues es velada en la Iglesia Catedral tras la rejas, antiguamente las abuelas se apresuraban a visitar la Iglesia Catedral con gran pena y dolor pues el Miércoles Santo era el día en que “JUSTO JUEZ AMANECIÓ PRESO”. Ese día se suenan cadenas en el interior del Templo para llamar la atención hacia el Divino Cautivo.
Pero la Hermandad está muy consciente que su Amado Señor Justo Juez se encuentra presente en el corazón de sus hermanos que sufren, que tienen hambre y sed de justicia, y por eso sabe que el mejor servicio que le agrada es la caridad, la solidaridad y la fraternidad por eso también se esfuerza tenazmente para construir un mundo de paz y empatía, ya que también realiza las siguientes obras:
·         Los miembros de la Hermandad se encuentran asociados con las Amigas del Enfermo y asisten en todo lo que puedan ya sea material o económicamente a sus hermanos que sufren pues ven allí el rostro del Justo Juez sufriente, promueven visitas a enfermos y hospitales dándoles todo lo necesario para su pronta y eficaz recuperación sobre todo a los de más escasos recursos, han habilitado centros de acopio para brindar ropa a los niños recién nacidos, donar medicinas y aparatos para la salud de los hermanos más desfavorecidos, asistiéndoles personalmente.
·         Ayudando a personas de escasos recursos con asistencias económicas, orientación laboral, sintiendo empatía por ellos.
·         Ayudando a Hermandades tanto dentro como fuera de la Diócesis, con ayudas materiales y económicas, acompañamiento.
·         Colaborando en todo lo que sus recursos les permiten en la solventación de algunas necesidades de la Parroquia y donando mobiliario útil a la Catedral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario